Turismo

Las primeras vacaciones que recuerdo fueron aquí en Buenos Aires.
Veníamos con mis padres y en auto desde casi dos mil km al sur hasta cruzar la frontera misma del Italpark.
Finalmente, había que pasar por la quinta presidencial, para llegar agotadísimos, sedientos y acalorados, a la casa de la abuela.
Luego sobrevinieron las mudanzas.
Al modificarse el eje de residencia, una pasaba a ubicar el sitio de descanso diametralmente hacia otro lado.
En lo posible a un mínimo de 1800 km, hacia donde fuere.
Más tarde, y como una tromba, llegó mi independencia; algo con lo cual, mis vacaciones pasaron a ser un poco más específicamente mías.
Tuve elecciones acertadísimas, como la de llegar a Río al final de carnaval, un lunes, solísima, en el aeropuerto y mirando en los televisores a un funcionario que les pedía a todos y a modo de FAVOR, que volvieran a sus trabajos; les imploraba explicando que “el carnaval no podía durar todo un año”, junto a otros argumentos, para finalmente rendirse y terminar utilizando el último y siempre efectivo recurso: tenemos que prepararnos para el próximo.
Paraty, me esperaba para enloquecerme (al punto que todavía puedo recordar el olor a la alconafta de los pocos autos que dejaban circular por la zona)
Otras veces, me aventuré en la hostilidad de los lugares plena y estrictamente naturales, logrando enloquecerme de amor –y de frío- ante la paz y la serena vista a un lago desde el acotado triángulo de una carpa.
También viví la anécdota del departamento de 2 ambientes alquilado entre 18, en la cual el fondo común es una realidad inapelable y la intimidad del otro se transforma en la propia.
Ha pasado bastante tiempo desde allí hasta acá, y ha de ser por eso que actualmente, no tengo mucha paciencia para un montón de cosas.
Entre ellas:
Cerveza medio fría, casi fría, medio tibia, totalmente tibia, caliente y/o hirviendo.
(todo lo opuesto a “helada”, en definitiva)
Cama estilo penitenciaría
(colchoneta, bolsa de dormir, colchón inflable: no se asimila al concepto de cama)
Niños con libre albedrío
(lo cual significa padres, tutores y/o encargados que se desentienden del asunto en cuestión para dedicarse exclusivamente a tareas más enriquecedoras, tales como jugar al tejo playero o la de comprobar científicamente el grado de protección del bronceador de moda)

Con el resto me llevo bastante bien, pero debo reconocer que con los años, una se pone un poco más puntual y específica al momento de seleccionar un menú, personas o situaciones.

Hoy no me imagino haciendo dedo para llegar a Lago Verde, ni tampoco haberlo logrado tras 9 horas de cebarle mate a un camionero y a su hija, sosteniendo garrafa y mechero entre los tobillos, y escuchando Julio Iglesias.
No puedo ubicarme contando las monedas para poder comprar aunque sea un agua de coco al bajarme del ferry, volviendo de Niteroi, y mucho menos pidiendo a los gritos que –sencillamente- le permitan a una mujer acceder a un auto de alquiler en Fez.

Ojo, que tampoco pido un cinco estrellas, ni clima acondicionado o alojamiento boutique.

Hoy, mi deseo pasa por lo que me sucede al visitarte cada día; eso que se produce al viajar por placer hacia tus ojos y también al caminar por la orilla del mundo por instantes, días o segundos, pero de tu mano.

Soy aquella turista que embarazó su existencia a punto de parto, y también la que descubre tus ojos de mar y gaviotas en cada mañana.

Gracias.

24 comentarios

Archivado bajo Por qué?

El futuro ya llegó


“No se como será la tercera guerra mundial, sólo se que la cuarta será con piedras y palos”
Albert Einstein

El violinista sabía lo que decía.

Hoy, bastante más allá de la imposibilidad temporal, no puedo dejar de imaginarlo opinar sobre ésa foto.

Es diferente el contexto, hasta la enumeración se torna aun más absurda, pero: es.
Sin embargo, hoy, mientras aquella “verdad” acerca de una especie de democracia universal intenta imponerse desde la mismísima “mentira” de la tierra de las oportunidades, resulta ser que un pueblo besa, reza y agoniza en el asfalto.
Entonces el dolor se hace foto, audio y/o video, para luego -y en el mejor de los casos- lograr transformarse en una noticia.

Luego, muy poco más tarde, es la nada misma; el olvido mismo, es decir: no es.

Y la nada no existe.
No puede ser posible su existencia.

Pero así estamos.

14 comentarios

Archivado bajo Por qué?

Lo que me parece

El debate acerca del “matrimonio gay” me ha proporcionado, además de un tema para realizar una entrada en el blog, unas cuantas frases que resumen en sí mismas, todos esos temores que cercan o acechan -de acuerdo al grado de pelotudez alcanzado- a la raza humana en general.

Aquí, algunas de las que tuve oportunidad de leer o escuchar:


-Entonces el día de mañana se van a querer casar con un perro.
-La palabra matrimonio viene de matriz y los hombres no tienen.
-A quién le dicen papá y a quién mamá?
-Se intensificará el tráfico de esperma y de óvulos.
-Por ese tipo de uniones y degeneraciones es que pasa lo de Haití o de Chile.
-La palabra “matrimonio” termina lastimando a la sociedad, hay que hablar de unión civil.
-No es lo mismo un hombre que una mujer.

Hay varias más circulando por ahí, algunas hasta mencionan enfermedades contagiosas de todo calibre y son emanadas también por egresados universitarios, políticos, y pelotudos en general.

Mi pregunta es:

A qué o a quién le tienen tanto miedo?

Es a los perros, al matrimonio, a sus padres, a no tener identidad, a ser lastimados, a Dios?

A la suma de todos?

Hay que ponerse a fabricar divanes, estudiar es al pedo.

18 comentarios

Archivado bajo Carne de diván, Es joda, no?, Por qué?

Pero qué lindo!

Para todos aquellos y aquellas que negaban en forma rotunda, o sencillamente dudaban de la existencia de semejante ejemplar:


No era una joda.

Ella es así.

Y le encanta aparecer en los medios.

44 comentarios

Archivado bajo Casos, Es joda, no?

La vida misma

Aeroparque, un par de lunes atrás, 7 AM.

Luego de algunos meses en Buenos Aires, estoy a 50 minutos y a unos 150 metros del avión que me facilitará el más rápido retorno existente, al único e inigualable sillón de casa.
Por el momento, deberé conformarme con el ordinario, absolutamente imitable e industrialmente repetible, silloncito de plástico que los expertos en tortura han diseñado y distribuido en la gran mayoría de los aeropuertos, terminales y cualquier otro sitio en el cual a los seres humanos “en tránsito”, se nos conmine al ejercicio de la paciente espera.
Despachado el equipaje, sólo resta hojear el diario, y esperar el llamado a embarcar.
Eso podría suceder, si acaso logro distinguirlo auditivamente por entre los AULLIDOS BERRINCHOSOS de la rulosa criatura que de tal modo EXIGE, la prontísima aparición CON VIDA de su señora madre.

La señora en cuestión, es quien se encuentra a mi derecha en estos momentos y a unos metros, absolutamente cautiva de su lectura, cual científica especialista en física cuántica, aunque atrapada y escondida detrás de una revista espantosa.
Sí, me refiero a ésa revista.
Evidentemente, “la camperita de Niní o Memé ” o no sé cuál siniestro producto para boluditas en potencia, ha quedado en la valija que mamá -boluda en potencia y de facto- ha despachado muy alegremente, y sin atender en lo más mínimo al más que posible reclamo del proyecto con rulitos.

Proyecto con rulitos
-mami mami mami mami mami mami mami mami MAAAMI MAMI MAAAAAAMÁ!!!!!!!!!!!!!
Boluda de facto
-…
Proyecto con rulitos
-QUIERO LA CAMPERIIITTAAA MAMÁ, MAMI, QUIERO LA CAMPERITA!!!
Boluda de facto
-…
Proyecto con rulitos
-MAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!! –golpea la silla con las dos manitas y con la piernita izquierdita le propina una patadita a su absorta lectora de pelotudeces y madre, en definitiva.
Boluda de facto
-…(aunque la mira con cara de ¿qué es lo que te acontece querida hija? asomándose por encima de la foto del hijo de un actor, con unos enormes anteojos de sol, encastrados al parecer eternamente en su cabeza a modo de vincha)

Inmediatamente, vuelve a su párrafo y retoma la lectura como quien ha fulminado una molestia en un instante y con sólo una miradita.
Lógicamente, la niña retomó su actitud –absoluta y totalmente recargada- pero en ésta ocasión ha decidido, tal vez sin pretenderlo, intentar reclutarme como cómplice de su pataleo.
Digo tal vez, ya que no estoy segura en cuanto a si ha sido un accidente o si directamente su manita ansiosa, nerviosa y caprichosa fue dirigida prolija y meticulosamente, con el objeto de desparramar mi vasito de café, sobre mi mano y mi bolsito.
La verdad es que me quemé, o sea el café estaba recalentito como corresponde, y cuando uno se quema generalmente putea y como corresponde, aunque sólo dije: AYY CARAJO!! CUIDADO NENAA!!!
Nada más.

Boluda de facto
-AYYYY PALUUU QUÉ PASÓOOOO!!!! Estás bien Paloma? Te quemaste? Te duele? Te pica, te arde?

A ver.
Difícilmente le hubiera podido caer una sola gota del café a la criatura, ya que sus espasmódicos movimientos la habían alejado rápidamente del resultado de su manotazo.
Efectivamente la única damnificada había sido yo, pero nadie me preguntaba cosas tales como:
Estás bien? Te quemaste? Te duele? Te pica, te arde?

Boluda de facto
-Palu, vení! Mirá, acá está Niní, la ves?
Proyecto con rulitos
-dónde, DÓNDE, dÓndE!!!

Acá! -pensaba yo…Acá! me quemé…Acá! entre el pulgar y el índice…Ahí me pica! y me arde.
Y el bolsito se manchó, y seguro que también le pica y le arde.

Dos silloncitos de plástico nos separaban, creo que apenas 2 metros había entre ellas y yo.
Pero no registraban lo acontecido, como así tampoco mi mera existencia.

Giré la mirada y la sostuve en dirección a ellas, quienes desde una solidaridad genéticamente blindada, habían resuelto ignorarme.
Sin embargo, no logré emitir una palabra más. Me quedé atónita. Muda.

Permanecí un rato observándolas.
Las pude ver esconderse, negar mentalmente, para luego olvidar definitivamente lo sucedido.
Las escuché olvidarse del prójimo, en este caso de mí, también de mi café derramado, de mi bolsito manchado y de cualquier atisbo de solidaridad o consideración.
Las olvidé también yo, desde el avión y hasta hace un rato, seguramente.

Pero lo que no logré hasta el momento, es entender la razón por la cual les resultaba absolutamente inadmisible el sencillo acto de pedir disculpas.

Nos estamos leyendo.

24 comentarios

Archivado bajo Carne de diván, Por qué?

En qué están pensando?

Desde el comienzo de mi blog, he recibido hasta el momento exactamente 347 mails de amigos, conocidos y comentaristas.
Todos me recomiendan sitios u otros blogs para visitar.
Visitar?
Visitar, las pelotas.
Lo que me proponen es achurarlos, lógicamente.
Carnicería.
Genial.

Pero…se plantea entonces una situación interesante, aunque perturbadora:

Todos y cada uno de los links que me han enviado, corresponden a sitios y blogs de mujeres que han decidido desparramar sus desventuras amorosas, o sus boludeces espasmódicas y cotidianas, por doquier.
O ambas, en simultáneo.
Ojo, no es que estoy hablando de nenas de 5 años vestidas de princesas y escribiendo desde su Barbiebook.
No.
Tampoco de nenas de 15 o 17 a quienes les sacaron el celular porque se llevaron todas las materias.
No. Negativo.
Son mujeres y adultas, es decir, personas del sexo femenino de más de 25 añitos en el 99%.
El 1% restante tiene entre 20 y 25.
Varias acusan más de 30…
Y todas se presentan como infinitamente pelotudas.

Hoy, comparto con ustedes, algunas de las descripciones que hacen de sí mismas y/o su propuesta:

“Basta de relaciones enfermizas y cortes eternos. Basta de levantar el teléfono cada vez que él llama. Basta de rechazar hombres reales por príncipes azules imaginarios.”

“Acuariana hasta la médula, con la mente de una capricorniana insensible. Se entiende? “

“Estudiante de Derecho. Pianista. Compradora compulsiva. Intento de groupie. Adicta a Internet. Fanática de Harry Potter. Amante del brit-pop. Sueño a cumplir: Conocer Inglaterra.”

“Ciclotímica a la enésima potencia. Histérica, paranoica y enroscada. Sensible, ingenua, demasiado romántica y bastante buenuda. Puteo dependiente. Adicta a las compras, a los libros y a los hombres que me hacen mal.”

“El otro día estaba en una cita con mi novio. Camino a Puerto Madero, me acuerdo H. Éste ultimo fue el que mas me duro en una relación, nos llevábamos bien, pero todavía no me termina de cerrar bien porque me corto en el día de mi cumpleaños. Hace casi un año me cortó, pero aun así, hay veces que me acuerdo de él. Mi problema no es que no quiero a mi novio, pero siento que a veces me acuerdo en un mal momento de H. O es que no estoy tan enganchada con mi novio? Esta mal pensar en otras personas?”

Ojalá una pudiera creer que son personajes inventados, caricaturas en un blog, un nick, un avatar, ponéle…
Pero no es así.
Es la vida misma.

Las escucho todos los días en la calle, en el colectivo, en el subte…en la vida real.
Las veo deambular con la mirada fija en un celular mientras cruzan una avenida y envían un SMS.
Las reconozco en la tele, con mayor o menor protagonismo; ya sea ella más, menos, o un poco “botinera”
Y las sufro cuando mi hijo llora a escondidas, con el corazón roto.

En qué estarán pensando?

Evidentemente les resulta gracioso decir: “yo soy sola”
Parece ser que les agrada el cliché y aun más que eso: les importa tres carajos el inexistente prójimo resultante de tal ecuación.

En la mente de muchas de nosotras, evidentemente intenta triunfar el estereotipo absurdamente machista de “la sufrida” porque sí, porque es mujer, y entonces sufre…y debe sufrir.
Ése, el de la mina intratable y jodida una semana por mes: caprichosa, antojadiza, bruja -y en ése orden- desde el embarazo hasta el divorcio irresuelto en pos de una “necesaria?” y espantosa convivencia con un enemigo tan próximo como palpable.
Ése mismo que hizo a Almodovar tan Almodovar, y el mismo estereotipo que ha hecho a tantas boluditas de turno soñar con ser protagonistas de su propia historia de amor-desamor, engaño-desengaño, sin siquiera haber desangrado una moneda de su billetera adolescente y rastrera -por filiación paterna y eterna- para comprarse un libro de verdad, alguna vez en su vida.

Nos estamos leyendo.

36 comentarios

Archivado bajo Carne de diván

El caso Ingrid (final): el arte de comentar

Ahora enseña a comentar:

“Para que tus comentarios no sean otro post, para que puedas expresar tu opinión y para entrar en una discusión hoy hablaremos de “Cómo escribir comentarios”. No se rían, no es una cosa menor dejar un comentario, por eso es necesario asesorar a los nuevos lectores de blogs que andan por aquí.”

Entonces, ahora, sólo le resta cranear un taller, una academia…o un sindicato de comentaristas quizá…quién sabe?

Basta Ingrid, basta.

12 comentarios

Archivado bajo Casos, Por qué?